ENDODONCIAS

Consultar

ENDODONCIA

La endodoncia es un tratamiento extremadamente complejo,en el que se procede a eliminar la totalidad del tejido «vivo´´ que se encuentra en el interior de las piezas dentales.

¿POR QUE UN ENDODNCISTA?

Un endodoncista es un odontólogo altamente especializado en tratamientos al órgano pulpar del diente.

Para poder ser Especialista en Endodoncias son necesarios unos estudios de Master adicionales, teóricos y sobre todo prácticos, usualmente de dos años de duración. Además de estar sobradamente capacitados para los casos más rutinarios.

TRATAMIENTOS

Es la especialidad de la odontología que se encarga del tratamiento de la cámara pulpar y de los conductos radiculares. Consiste en la eliminación del foco infeccioso (ej.: absceso, quiste) que suele incluir un drenaje o la extirpación de lo que comúnmente se conoce como nervio cuando este ha sufrido un proceso inflamatorio irreversible debido a una caries profunda o a un traumatismo dentario.

En los últimos años las técnicas de endodoncia han gozado de grandes avances gracias a la incorporación de instrumentación mecánica, frente a la manual clásica, que permite una eliminación más eficiente del tejido inflamado. Los sistemas de gurtapercha caliente permiten realizar un mejor sellado de los conductos lo que incide en una mayor tasa de éxito de estos procedimientos al disminuir el riesgo de reinfección por parte de bacterias

RE-ENDODONCIA

En las ocasiones en las que el tratamiento del conducto no ha sido éxitoso, para salvar el diente es necesario rellenar y sellar de nuevo el conducto radicular.

LA ENDODONCIA Y LOS NIÑOS

Los niños, como los adultos pueden sufrir caries profundas en sus dientes. Contrariamente a lo que muchas personas creen los dientes de leche también duelen y extraer un diente de leche de forma prematura producen más daños que otra cosa en la boca de nuestros pequeños. Cuando la pilpa de estos dientes ya esta afectada es necesario tratarlos.

La pulpotomía es la momificación de la pulpa aún vital para dejarla latente hasta que el niño pierda esa pieza y sea sustituída por la definitiva. Esto permite conservar el diente unos años, manteniendo así el espacio y evitando apiñamientos en la edad adulta.