IMPLANTES DENTALES

Consultar

Un implante dental es un sofisticado tornillo de titanio (material totalmente biocompatible) que sustituye a la raíz de la pieza perdida. Una vez colocado el implante, se espera un tiempo para la restauración definitiva con el fin de que el implante se integre en el paciente. A continuación se confecciona una corona a la medida, que será conectada al implante.

La función del hueso en nuestra boca es la de sostener las raíces de nuestros dientes y muelas, cuando perdemos una pieza dental, el hueso durante las primeras semanas se recupera, no obstante poco tiempo después ya que no tiene raíz que sostener comienza a reabsorberse y destruirse ya que no es estimulado. Esto provoca que esa zona ósea disminuya en altura y anchura.

Esta pérdida ósea causada por la ausencia el soporte de las piezas que estaban al lado de la que hemos perdido..nuestros dientes están «hechos y pensados ´´ para estar juntos y chocando unos contra otros, y la ausencia produce en un periodo relativamente corto de tiempo un efecto domino, Por una parte los dientes de los lados se inclinan «buscado al compañero´´ y por otro lado la pieza con la que tendría que chocar se descuelga o se sale del hueso buscando al compañero que falta para intentar compensar esa falta. Todo lo anterior actúa como un acelerador de problemas en el resto de la dentadura.

Aunque hay distintas opciones para reponer una pieza perdida, sin lugar a dudas la mejor es el implante dental.

Muchas personas, ante la pérdida de una pieza dental, optan por un puente. Para poder desarrollar esta técnica será necesario tallar los dientes adyacentes, sanos, para que puedan actuar como puntos de apoyo. En consecuencia, además de tener que ser tallados, es decir, eliminados en parte, tendrán que soportar un trabajo extra que obviamente no es lo ideal, ya que son expuesto a otros riesgos..

Los implantes dentales frente a otras soluciones odontológicas

Ante la ausencia de piezas dentales existen otra soluciones que si bien no son tan ideales también son válidas y si son realizadas de forma minuciosa también son una opción cuando el paciente decide no colocar un implante.

Estas técnicas sin embargo traen asociadas una serie de efectos no deseables. En el caso de los puentes, manipular dientes sanos que deberán funcionar como soporte del puente. La debilitación inherente a este tallado, sumada a tener que soportar unas mayores fuerzas masticatorias a largo plazo debilitarán unos dientes que finalmente se verán comprometidos, con los problemas de salud dental y costes asociados correspondientes. Las dentaduras postizas por otro lado, son incomodas y precisan mas mantenimiento y al principio requieren que el paciente se acostumbre a ello de provocando dificultades fonéticas y masticatorias importantes al principio, lo peos sin duda es el impacto psicológico, no obstante si el paciente lo precisa también se utilizan, sobre todo de forma provisional, mientras se planifica una solución definitiva.

Además ni los puentes ni las dentaduras postizas detienen el proceso de pérdida ósea.

Ventajas de los implantes dentales

  • Los implantes son fijos y, por lo tanto son lo más cómodo y lo más parecido a la raíz natural del diente, es casi como tener tu propio diente, aunque no nos equivoquemos como el propio diente no hay nada, mientras se pueda conservar.
  • Los implantes se integran biológicamente en el hueso del maxilar y de la mandíbula. Esto proporciona, además de una extraordinaria estabilidad, la detención del proceso de pérdida ósea y atrofia que habitualmente va asociado a la pérdida de un diente.
  • Son una solución de alta fiabilidad, demostrada después de varias décadas de práctica clínica y millones de pacientes tratados en todo el mundo. La tasa de éxito de una solución basada en implantes es superior al 95%.
  • Son una solución a largo plazo, muchas veces para toda la vida, sin duda mejores con diferencia al resto de soluciones.
  • El paciente recupera la confianza en si mismo y puede hacer su vida normal sin preocuparse de nada.
  • No comprometen a piezas sanas al ser un procedimiento que no precisa tallar ni manipular las piezas de los ladosCon implantes dentales no hay prácticamente ninguna restricción en cuanto al tipo de comida que se pueda disfrutar: como con los dientes naturales.

Una solución para todos los casos

Ya se trate de una pieza ausente, de un tramo o de la arcada completa, los implantes constituyen la mejor opción. Bien debido a un traumatismo, a una enfermedad periodontal o simplemente al transcurso del tiempo, muchas personas se ven obligadas a afrontar una situación de pérdida dentaria. En cualquiera de los casos, los implantes son la opción óptima al evitar comprometer otros dientes sanos, evitar molestias físicas o situaciones sociales embarazosas y suponer un freno al avance de la pérdida ósea ligada a la carencia de un diente. Implantes dentales

¿ Por qué un implantólogo ?

Cualquier odontólogo o médico estomatólogo puede legalmente poner implantes. Pero en nuestras clínicas solo realiza esta intervención el especialista. Un implantólogo es alguien competente no solo en la colocación de implantes, sino en todos los procedimientos quirúrgicos que frecuentemente aparecen asociados como injertos de hueso, elevaciones de seno, injertos de encía, etc. En neodentis, no solamente somos expertos en implantes: nuestros implantólogos también son expertos en prótesis, lo que les sitúa en una posición privilegiada, al tener en cuenta desde el primer momento del caso, antes de la cirugía, el objetivo final, la prótesis, cuyo resultado está íntimamente unido a la parte quirúrgica de la colocación del implante.

Otros procedimientos

Injerto de hueso: Cuando hay un volumen de hueso escaso para colocar el implante se hace necesario el procedimiento de injerto de hueso. El hueso se injerta para proporcionar una base suficiente para que el implante alcance estabilidad a corto y largo plazo. Elevación del seno maxilar: Cuando existe atrofia del hueso en el maxilar superior la técnica de elevación de seno permite el aumento de masa ósea con objeto de proporcionar una base adecuada a la colocación de un implante.

Beneficios para el paciente

Mejora estética: Con unos cuidados sistemáticos sus implantes le durarán toda la vida. Es muy importante después de ponerse unos implantes realizar un mantenimiento y revisión periodica profesional, además de procurar una higiene dental personal óptima. Recuperación funcional, estética y fonética

Mejora de la salud oral

Una solución más natural: El implante se une biológicamente al hueso de la mandíbula o del maxilar (proceso de osteointegración Conveniencia y máximo confort Una solución óptima a sus problemas dentales: Los implantes constituyen una muy buena inversión en su salud. Supondrán una solución definitiva a sus problemas de salud bucodental.